lunes, 15 de diciembre de 2008

No llegues tarde Pape


No se por qué hoy necesitaba escuchar esta canción. Quizá porque la música de los Celtas se te mete bien adentro y ya se sabe que "una canción no resuelve el hambre, pero alimenta a veces más que el pan", o quizá por que esta vez no quiero llegar tarde, por que no me quiero volver a sentir estúpido por dejar marchar algo que me importa, porque no quiero volver a lamentarme como tantas veces que he tenido que escuchar esta canción, por no haber sabido cuidar lo que tenía. Porque quiero no equivocarme y que tú también tengas claro que no te equivocas, porque sé que "voy a buscarte aunque sea dando hachazos", porque necesito que me saques de aquí y no se si sabría aguantar de nuevo el tirón con las manos vacías... porque no me puedo permitir no hacer nada y simplemente esperar.

Por otra parte... espero como el que escucha la radio e busca de noticias, en busca de la noticia que desea oír, porque no se me ocurre otra forma mejor de hacerlo. Pero eso sí, la radio no la apago por nada del mundo.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Siempre que paso por aquí recuerdo cosas que tenía olvidadas.


-->Javi

LEPRE dijo...

uuuu...

vaya...

tal vez muchas de las ocasiones en que llegamos tarde sean grandes ventajas en el futuro...
si no hubiese llegado tarde a aquel examen de admisión no conocería a algunas personas fantásticas..
si no hubiera llegado tarde a un gran grupo que en su día fue pequeño no lo habría visto nunca en dos planos totalmente distintos... no sabría lo que significa implicarse al completo...


si no hubiéramos llegado tarde a la creación del universo no seríamos más que felices moléculas "ininteligentes"...

tal vez llegar tarde no sea un defecto, sino una cualidad a largo plazo del ser humano...




PD: lo prometido es deuda.. ¬¬