miércoles, 11 de junio de 2008

El sueño de la razón produce monstruos


Ya son muchas las noches sin dormir, descansando dos horas por la mañana y 3 por la tarde, y el caso es que no tengo mucho sueño... Pero ya se empiezan a notar los síntomas, digo muchas tonterías y no soy capaz de hacer una operación matemática más complicada que una división. Espero que eso no me juegue ninguna mala pasada en los exámenes. Bueno, de todas formas hasta que pueda ver a los bichitos que veía Goya cuando se volvió loco todavía me queda traya!

Saludos insomnes!

3 comentarios:

Anónimo dijo...

[insomne 2] jeje


si, yo creo mque tambien sufro de insomnio... perom creo que por razones distintas....
bueno, parte por los examenes, es cirto (orales, jiji), y la otra... pues porque al final te das cuenta de que hay momentos que realmente te gustaria pasar en la maquina del tiempo...

realmente me alegro de que estes de vuelta...
ya hasta habia dejado de pasarme por aqui con la esperanza de algo nuevo, y ha tenido que ser alma quien me avise...
(por cierto alma, sigo sin comprender tus tostadas de mermelada con zumo de naranja...)

Anónimo dijo...

Sueño dices... si un sueño inacabable. Pero no soy una insomne, otra persona tiene ya ese puesto.
Tú no consigues realizar alguna operación matemática..., yo no consigo centrarme en nada de lo que hago: música, fotos, pensamientos que me rondan... (y eso que dentro de 6 días me juego, tal vez, mi futuro, quién sabe...)Quería escribirte porque leo tus post y me llamó la atención la mención a Eduardo Galeano y qué decirte, me ha encantado, te digo por si te interesa que busques "Cartas de amor", si es que lo lees, espero que te guste,(es sólo un consejo).
Ahh, y tampoco te asustes,(calma) no creo que veas esos bichitos que dices, referente a Goya, yo los veré en el examen de arte de este año...si es que tal vez cae algo de este gran artista.
Un biquiño y que continues con esas entradas tan interesantes. Cuidate y buenas noches...

Lunática dijo...

Si el sueño de la razón produce monstruos, entonces mejor soñar con el corazón...

Ánimo, elfillo, ya queda menos para descansar, al menos intelectualmente...