jueves, 8 de noviembre de 2007

Cine y lágrimas

Desde que los hermanos Lumiere grabaran por primera vez a aquellos obreros saliendo de la fábrica y desde la proyección de aquel tren entrando en un túnel, el cine nos ha brindado muchísimas horas de entretenimiento, de debates, de risas, de estremecimientos por autentico miedo, de momentos de reflexión... Y también como algo muy típico de muchas películas, de lágrimas.
No necesariamente lágrimas amargas, pero si irreprimibles, de esas que aunque sepas que es película y que no es real, no te importa echarlas porque la peli es tan buena que te ha llegado al fondo y no te importa soltarla.
Los hay quienes dicen que en el cine no lloran, y que jamás una película les conmovió hasta tal punto... ¡Mienten! lo que pasa es que supieron disimular a tiempo.

Voy a intentar poner vídeos de las escenas que más me han gustado del (poco) cine que he visto y por supuesto, que me hicieron llorar.



La genial escena de Cinema Paradiso cuando Totó descubre todos los recortes que Alfredo estuvo guardando para él.



Esta escena del hijo de la novia la primera vez no lo hizo, pero después... lo hizo muchas veces. Para mi es la mejor escena de la peli, junto cuando su amigo (Eduardo Blanco) le cuenta todo lo ocurrido con su familia (Chan-chán!) y junto con la poesía de su hija Vicky... Genial película.



Creo que se trata de la película con la que más he llorado, y posiblemente de las que más me hayan gustado. Sobran las palabras para entender la escena. Me ha faltado encontrar el momento en que Paul no sube al camión por quedarse en el hotel a ayudar a os que quedan. Esta película te cambia la vida.



Genial final que solo Roberto Benigni le podía dar a "La vida es bella"... Es para morirse de risa.



Momento de la Lista de Schindler cuando los nazis comienzan a asesinar "descaradamente" a los judíos. La niña del abrigo rojo es el único punto de color en la película, luego vuelve a salir el abrigo rojo encima de una montaña de cadaveres. Creo que no conmoverse con esta película no es posible.



Pues sí, tengo que confesarlo, la primera vez también lloré. Luego ya me resultó un poco repetitivo.



Al final lloro, porque el héroe muere, pero esta escena para mi vale mucho más que con la que lloro y creo que me remueve mucho más.



Maravilloso final para la película... a veces me pregunto cuanto conozco a mis padres...

Y creo que para ser las 3:15 de la madrugada tengo suficiente por hoy. Seguro que a muchos esto les ha sido indiferente si no han visto las películas, pero yo estoy ahora con el corazón blandito. Así que espero que os hay gustado y hasta otra.

1 comentario:

Lunática dijo...

Yo también lloré con éstas... :-) (Sobre todo con Big Fish, por razones obvias).
Muy buena selección! Yo hubiese añadido, por ejemplo, la escena de "Princesas" cuando Caye le da todo su dinero ahorrado a su amiga para que vuelva a su hogar... ¿La recuerdas? O la escena de "Cadena perpetua" del final, cuando Morgan Freeman llega a playa de Cigüatanejo... Es que hay tantas... ¿verdad?
Un beso, Elfo Sensiblote!!